Skip to content

Vecinxs de Oro Verde gritan ¡NO AL CREMATORIO!

Ambiente

Por María José Clavijo | En las últimas semanas, los vecinos de Oro Verde han reabierto el debate acerca de las consecuencias ambientales que suponen las distintas prácticas mortuorias. Mientras que los ataúdes y otros materiales usados en los entierros suponen contaminación del suelo, la cremación supone un alto consumo de energía y emisión de gases de efecto invernadero (GEI), impactando directamente en la calidad de vida y la salud de los residentes de la zona.

En el mes de junio, la difusión de la noticia acerca de una iniciativa privada que busca instalar un horno crematorio en las inmediaciones del Cementerio Municipal, alertó a los vecinos del barrio Lomas de Oro Verde y puso en acción a los integrantes de la Agrupación Oro Verde Respira

Esta iniciativa resulta preocupante para los vecinos, no solo por su potencial contaminante, sino también por los efectos que tienen las emisiones de los hornos crematorios en la salud de la población. Al respecto, el ingeniero industrial Santiago Quirós, vecino del barrio, explicó que “los crematorios trabajan a altas temperaturas, permitiendo que los metales pesados y contaminantes fluyan por la chimenea. Justamente estos contaminantes son los que necesitan del aire limpio para disiparse, trasladando la contaminación a otras zonas. El problema adicional que surge es que, como nuestro barrio está a mayor altura, los contaminantes de metales pesados no tienen forma de disiparse. Chocarían con el terreno y se depositarían en este barrio donde estamos nosotros”.

Asociación Civil Barriletes | caravanaenov3
Fotografìa de diamantefm.com.ar

Si bien es relativamente baja la contribución de los hornos crematorios a la contaminación total, esta mínima contribución no es despreciable para lxs vecinos de la zona. Ya que, a las concentraciones de óxidos de carbono, azufre y nitrógeno, sumando al material particulado e hidrocarburos poli aromáticos; se agregan ciertos metales pesados como mercurio, plomo y cadmio, lo que impacta definitivamente la calidad del aire que se respira a diario. 

Un dato que resulta interesante para comprender la problemática es que la misma empresa que busca instalarse al lado de la Morgue Judicial de Oro Verde, en el año 2017 presentó un estudio de impacto ambiental en la ciudad de Paysandú en el que expresó que el horno crematorio funcionaría a más de 6 km de la zona urbana para evitar los efectos de la contaminación en los ciudadanos. Sin embargo, en esta oportunidad, buscan desarrollar su actividad en el corazón de un barrio valorado principalmente por su entorno natural. 

Considerando que el lugar en el que pretende instalarse el crematorio ha sido clasificado por el propio municipio como Zona Urbana y que las principales emisiones de los crematorios –óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, dióxido de azufre, partículas, mercurio, compuestos orgánicos volátiles no metanoides (COVNM), otros metales pesados ​​y algunos componentes orgánicos persistentes (COP)– contribuyen en la aceleración del cambio climático, el proyecto en cuestión no solo afecta a lxs vecinos de la zona, sino que se opone explícitamente a la ordenanza de planeamiento urbano del año 2019 y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible suscriptos por la provincia en el 2020. Allí Entre Ríos se comprometió, entre otras cosas, a “adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”. A este compromiso, se suma lo expuesto en el Plan local de acción climática de Oro Verde que  propone acciones de mitigación al cambio climático. En ese documento, queda claro que el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso forman parte de los principales GEI y tienen un alto potencial de calentamiento global. 

Cientos de familias se instalaron en esta zona convencidxs de que existe una diferencia sustancial entre “calidad de vida” y “comodidad o confort”. Distinto a lo que sucede en otros barrios emergentes, los vecinos de la zona eligen vivir lejos de los grandes comercios y de las calles asfaltadas, convencidos de que se puede vivir bien y en armonía con el medioambiente. El espíritu del barrio está en ese “olor a campo” que se respira al llegar, las huertas de los jardines, el sonido de los teros, la libertad de los gurises que juegan “en el campito”. En la placita del barrio se teje a diario una nueva forma de pensar la vida comunitaria. Pocas cosas desentonan más con ese entorno que la chimenea de un crematorio. 

¡La salud y la vida son innegociables!

Asociación Civil Barriletes | caravana4
Caravana del 1 de agosto – Oro Verde dice No al Crematorio

Firmá el petitorio «Vecinos de Oro Verde dicen NO a la instalación de un crematorio en zona urbana»: https://www.change.org/p/consejo-deliberante-de-oro-verde-vecinos-de-oro-verde-dice-no-a-un-crematorio-en-zona-urbana

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post relacionados