La película urgente

agosto 9, 2014 en Cada Río Dice Algo, Radio, Revista Archivo de Notas, Tardecitas En El Barrio por Editor

Nota aparecida en la edición de Revista Barriletes del mes de agosto 2014 (Nº 155) que ya está en la calle
DSCN4628

Charla con Luis Boeykens, director de la película “La Agricultura negada”

La película urgente

Lo malo de despertar es que uno se pierde los sueños.

Lo bueno es que le quitamos posibilidades a las pesadillas.”

Vandana Shiva

El ámbito en el que presenciamos la primera proyección de “La Agricultura Negada” no podía ser mejor: fue una tardecita en la granja agroecológica La Porota, ubicada en La Picada. Allí, rodeados del verde natural no contaminado, y del interés de más de cincuenta personas preocupadas por el tsunami de agrotóxicos que todo lo invade, observamos en silencio las historias de trabajadores, profesionales, productores, puestos a actuar su propio drama. Allí conocimos a Luis Boeykens, director del documental, a quien los presentes hicimos todo tipo de preguntas ávidas de respuestas, algunas sobre el trabajo audiovisual, pero muchas otras, sobre el complejo y urgente tema de los agrotoxicos y sus consecuencias. Poco tiempo después pudimos invitarlo a la Radio Comunitaria Barriletes y hablamos largo y tendido. Lo que sigue, es una síntesis de aquel encuentro, en el marco del programa Tardecitas en el Barrio.

Sentimos interiormente que nuestro deber es dar a conocer las nefastas consecuencias del actual modelo agrícola-económico, que pone en peligro día a día el futuro del ecosistema en el cual nos desarrollamos los seres humanos. Así como también pedimos a los gobernantes y productores que entiendanque son muy peligrosaslas prácticas agrarias actuales, así como exigimos el básico DERECHO HUMANO a un hábitat libre de químicos nocivos, y una canasta familiar de alimentos libres de transgénicos y químicos tóxicos, alentando la unificación como pueblo, para que los cambios necesarios sean realizados incondicionalmente.” -parte del manifiesto expresado en el sitio www.laagriculturanegada.com.ar por los responsables del proyecto audiovisual La agricultura negada-.

¿Qué los motivó a hacer esta película?

Fueron varias cosas. Películas sobre este tema ya hay desde hace bastante, no olvidemos que la soja transgénica en Argentina se planta desde la década del ’90. Lo que pasó es que veíamos que a lo largo del tiempo la cuestión empeoraba. Los campos sembrados con soja transgénica y utilizando agroquímicos, la deforestación, los problemas por intoxicaciones y los problemas para los productores que siembran otras cosas, son cada vez más sin que haya un relevamiento adecuado de estas cuestiones. Dijimos entonces: vamos a tratar de llevarle a la gente de la ciudad esto que pasa en el campo, sobre todo con los más desprotegidos. Y también empezar a hacerles saber que esa toxicidad que les llega a los más cercanos a los sembradíos, también nos llega a todos, porque la química, en pequeñas dosis, recorre otros lugares que a veces no tenemos en cuenta, llega a nuestros hogares, a nuestra comida, por el agua, por el aire. Con la película buscamos que más gente sea conciente de lo que está pasando con estas cuestiones, y así entre muchos poder luchar contra este enemigo.

¿Que región tomaron como testigo para la película?

Particularmente recorrimos Entre Ríos, pero también Santa Fe y parte de Buenos Aires. Escuchando a los damnificados afectados por agrotóxicos, hablamos con profesionales, científicos que plantean que hay otras posibilidades de hacer agricultura, y también le dimos la voz productores que utilizan las técnicas tradicionales con transgénicos y agrotóxicos.

Una de las críticas que se hace al movimiento ecologista, es que no tienen un saber científico. ¿En la película ustedes reflejaron opiniones también desde la ciencia?

Sí, entrevistamos a científicos, biólogos, bioquímicos, ingenieros agrónomos que están del otro lado, que piensan que hay otra forma de sembrar. La ecología en este terreno, no quiere decir que la ciencia no sirve, al contrario, hay muchos avances científicos que sirven que podrían ser utilizados en pos del cuidado del medioambiente, pero no tienen nada que ver con las técnicas masivas que se usan en el agro negocio.

Recordé una parte de la película cuando la Sra. de Ariza recorre los chiqueros vacíos.

Sí, tenían una chanchería. Su vecino, donde había un monte nativo, vende el campo y el nuevo vecino desmonta y planta soja. Ahí empezaron los inconvenientes en sus vidas. Fueron al campo a buscar tranquilidad y se encontraron con un caos total cuando les ocurre esto, y las respectivas fumigaciones con agrotóxicos que los enfermaron a ellos y a sus animales.

También está el caso del docente de Oro Verde…

Lisandro Sedano. Él y su familia tuvieron problemas de intoxicación porque tenían fumigaciones cercanas, a unos 30 o 50 mts. Y que por lo general fumigaban de noche para que la gente no vea.

Eso hacen. ¿No?

Es lo que nos contaban los damnificados, sí.

En la película aparecen historias muy fuertes. Y además ustedes buscaron esto de contar una realidad a través de historias de vida.

Si, a través de las voces de los que están en el tema, buscamos a la gente que vive en el campo. Nosotros somos gente de ciudad, pero conocemos la problemática y nos parecía que ellos eran la mejor voz. Lo reforzamos con científicos que dan las pruebas del porqué de estos problemas, pero la mayoría de los testimonios son de los damnificados directos.

¿Hay alguna situación de vida que te haya conmovido más que otra?

Todas. Cuando te cuentan el problema de salud que tienen te conmueve. Cuando hicimos la entrevista de Lisandro Sedano y me contaba que sus hijos se habían intoxicado, cuando volvía para mi casa pensaba estoy a cinco minutos de donde yo filmé todo esto y cómo puede ser que mis vecinos no tengan idea de lo que está pasando.

Mi duda es saber si a través de la investigación que hicieron en la película encuentran que hay otro tipo de agricultura o huerta que esté trabajando de la misma forma que la soja. Si los productos que vamos en las verdulerías que están contaminadas de esta forma

Los químicos que se utilizan no son los mismos pero se utilizan no solamente en las semillas transgénicas sino en la mayoría de los productos. Se busca mayor rendimiento y para ello hay que combatir las supuestas plagas y se utilizan químicos.

¿O sea que en las cáscaras las verduras o de las frutas hay químicos?

Sí, los hay. La forma de no utilizar químicos es la producción a través de la permacultura, orgánicas, agroecológicas, diversos tipos de formas de producir que son varios, aunque son pocos en relación al negocio gigante que hay del otro lado.

¿Y qué te dice la gente que te rodea, familiares, amigos, vecinos que hayan visto la película? ¿Piensas que sos un loquito o los motiva a tomar conciencia?

No, cada vez hay más gente que sabe del tema. Es difícil situarse hoy y ver el cambio, es posible el cambio pero va al llevar tiempo. No es que de un día para el otro no se va a plantar más soja, y tendremos todos cultivos ecológicos, no. Lo importante es que se ponga esto más tiempo en el debate nacional el tema de la producción. Hablamos de canasta básica accesible para todos, de precios cuidados, me parece perfecto, pero que esos productos en la canasta básica sean sanos.

Es conmovedora también la apelación de Remo Vénica en la película, después de todo lo que él y su compañera pasaron en la dictadura, hoy promoviendo una agricultura orgánica y sustentable.

Sí. Él junto a su esposa Irmina Kleiner fueron perseguidos durante la dictadura militar en la década del ’70 y se refugiaron en el monte. No sé si conocen el libro, que se llama Monte Madre, que relata la historia de este matrimonio que se defendió de la dictadura metiéndose en el monte y el monte les dio cobijo, por eso el nombre del libro. Hoy esta pareja tiene una granja agroecológica, entonces vimos en ellos como el símbolo vivo de la lucha de la década del ’70 en esta área.

Están produciendo como la naturaleza indica.

Exacto, sin dañar la naturaleza, dando alimento a su familia, pudiendo tener ingresos a través de eso, pero sin poner en peligro el futuro de la tierra.

Están poniendo en práctica el axioma de los originarios que dice “Somos uno con la naturaleza” no somos otra cosa distinta.

Sí, cualquier cosa que le hagamos a la naturaleza que le haga daño, nos hace daño a nosotros, porque somos parte, no los dueños.

 

– I –

LOS NEGOCIOS DEL HAMBRE

Se hablaba de semillas que venían a salvar el hambre del mundo, que venían a garantizar que haya mas producción para que haya menos hambrientos. En realidad la soja transgénica es una semilla de soja a la que se le incorporó un gen que no es de soja con el único objetivo de que esa semilla de como fruto una planta que pueda resistir mas glifosato y quien vende glifosato pueda vender mas glifosato, y quien usa glifosato pueda usar más glifosato sin que se le queme la planta.”

Damián Verseñassi, médico, omtegramte del Foro Ecologista de Paraná, extractado de la película La agricultura negada

DAMIAN VERZEÑAZZI

– II –

VIVIR. SOÑAR. SER FELICES.

El ser humano tiene que volver a ser feliz. Nunca vamos a resolver con candados, con armas, con fuerzas de seguridad, al contrario, esto nos lleva a otro camino… Acá en 200 has. tenemos 20 trabajadores, pero podríamos tener 100 trabajadores. ¿Por qué? Porque el trabajo manual que dignifica, que potencia la calidad de vida y el bienestar del ser humano, porque desarrolla la musculatura, la capacidad síquica, es donde tenemos que avanzar. Y es posible hacerlo, pero hay que empezar a pensar, debatir y discutir las nuevas formas de hacer este mundo. Y es fácil porque tenemos la ventaja del avance científico y tecnológico, pero que tiene que reorientarse hacia estas nuevas formas de vida, de producción, etc. Además la sociedad tiene que entender que hay maneras de vivir felices, y que no es entre cuatro paredes, en la cárcel que son las ciudades hoy… Debe planificarse distinto, y es muy sencillo, hay que dar vuelta la torta hacia una nueva cosmovisión del mundo. Hay una nueva manera de hacer agricultura. ¿Quién dijo que cuatro locos tienen que ser los dueños de la tierra en el mundo? La tierra, el ser Supremo la puso para toda la humanidad, como los minerales, el combustible, el sol. La tierra es de todos. Esto parece subversivo y no lo es. Es una nueva manera de pensar, de trabajar, de vivir, de soñar.”

Remo Vénica, productor orgánico fundador del emprendimiento “Naturaleza viva”. Extractado de la película La agricultura negada

REMO VENICA

Más información

http://www.laagriculturanegada.com.ar/

Son partes del proyecto audiovisual: Estanislao Chaparro en la producción, Luis Boeykens en la dirección, con la asistencia de dirección y fotografía fija de Ivo Betti. El sitio web fue desarroolado por Gabriel Navarro.

Contaron con el apoyo del Foro Ecologista de Paraná.

——————————————————————————————–