Contra la trata

agosto 9, 2014 en Revista Archivo de Notas por Editor

Resistencias e insistencias – Revista Barriletes de Julio 2014

ACCT2

Acciones Coordinadas Contra la Trata

Cuerpos (des)encontrados

“Las carnes no dejan

de ser desgarradas,

se continúa guerreando.

La herencia de tambores batientes

ha de continuar latiendo

en la sangre de estas generaciones”.

Gioconda Belli

 

La trata de personas es un delito del que poco sabemos. Menos sabemos de las personas que caen en los circuitos de explotación sexual o de trabajo forzado. No por esto dejamos de buscarlas. Las organizaciones y las redes para dar con una sola pista de al menos una persona desaparecida, se multiplican.

No sabemos cuántas son, ni qué les pasó, ni dónde están las personas que desaparecen en esta democracia de deshumanizado capitalismo.

Las desaparecen para que sean sus putas, las desaparecen para que cosan sus ropas, para que trabajen en las sombras y en silencio. Todas las personas tenemos un precio en el mercado.

En el 2012 la Organización Internacional del Trabajo estimó que había más de 20 millones de esclavos en el mundo. Otras organizaciones hablan de 30 millones en la actualidad.

Celeste Perosino es antropóloga forense, trabajó durante 11 años en el Equipo Argentino de Antropología Forense y cuando se fue de ese trabajo pensaba en las personas que desaparecen en la actualidad.

Por eso creó Acciones Coordinadas Contra la Trata, una organización que se dedica a buscar a las personas víctimas de las redes de trata.

“El proyecto es un poco más ambicioso que trabajar con el fenómeno de la trata, la identificación de víctimas y las identificaciones generalizadas. Estamos dando los primeros pasos” asegura Celeste.

“Tenemos que tener una estadística seria, tenemos que saber cuántas personas están el circuito, tenemos que poder identificar las víctimas de trata”.

¿Qué les pasó a las víctimas? ¿Dónde vivían? ¿Qué las hizo vulnerables? ¿Cómo fueron desaparecidas? ¿Dónde están?
Con esta idea es que Acciones Coordinadas Contra la Trata solicitó las denuncias de desaparición desde los ´90 hasta el 2013. “En marzo empezamos a recibir las primeras contestaciones. Por ahora nos contestaron 15 provincias.

Todo este tiempo estuvimos tratando de digitalizar y estandarizar la información y empezar a hacer las primeras investigaciones de los casos”, explica Perosino.

“No tener información no tapa la cantidad de personas sino que tapa la manera en la que el delito fue desarrollándose en el tiempo. De dónde desaparecen las personas y con qué frecuencias”.

ACCT5

“Las áreas del Estado registran la información y tenemos que detectar por qué en algunas el registro es menor. Con nombre y apellido no hacemos nada, necesitamos el contexto de desaparición”.

“Esto nos va a permitir saber cómo se desarrolló el fenómeno y poder generar políticas de Estado” afirma Celeste Perosino.

La organización está trabajando con la PROTEX (Procuraduría de Combate a la Trata y Explotación de Personas) en un banco de datos genéticos.

Para Perosino “no todas las víctimas pueden estar fuera del país o circulando, creemos que el asesinato es una de las consecuencias de este delito”.

“No creemos que esta sea la única forma de buscar, ni que todas las víctimas de trata puedan terminar asesinadas, pero creemos que la pregunta sobre la posibilidad del asesinato hay que empezar a habilitarla”.