Arquitectura adecuada

agosto 9, 2014 en Radio, Revista Archivo de Notas, Tardecitas En El Barrio por Editor

 

Entrevista al Arquitecto Fernando De la Rosa que se publica en Barriletes del mes de agosto.

cheto en la radio

ARQUITECTURA PARA CIUDADES SUSTENTABLES

Invitado por el programa “Tardecitas en el Barrio” que emite todos los jueves la FM Comunitaria Barriletes (89.3), el autor del proyecto de la futura Casa de Barriletes desplegó interesantes conceptos sobre la llamada “arquitectura sustentable” o “arquitectura adecuada”. La sede de Barriletes como un modelo para aprender a armonizarse ediliciamente con la naturaleza.

Es presidente de la Regional Oeste-Noroeste del Colegio de Arquitectos y lo apodan “El Cheto”. Una cuestión de opciones de la infancia en que algunos amigos optaron por tatuarse en el corazón los colores de “La Salle” y otros, como él, el blanco y negro de “Estudiantes”, lugar que primero lo “aguantó” como colado y luego como socio.

Tiene buenos recuerdos de su calle Panamá, por los tartagales enormes que había frente a su casa cerca de donde el tano Antonio sembraba sus hortalizas. “Yo creo que mi infancia ha sido maravillosa. Estábamos en un lugar que era un fleje entre dos sociedades, la del Pancho Ramírez y la del Centro, estábamos como en el medio, y eso nos dio una suerte de ductilidad para el trato, para comprender mejor algunas cosas, como por ejemplo esta situación donde la tecnología, el crecimiento y el progreso generan en alguos la posibilidad de acceder a distintas cosas y a la vez separa a esos de quienes sólo quedan con el deseo. Surge un divisorio entre quienes pueden consumir y quienes no lo pueden hacer”

ARQUITECTURA SUSTENTABLE

Fernando de la Rosa fue el arquitecto elegido por Barriletes para proyectar el edificio que constituirá la sede propia de la organización. En el ida y vuelta de encuentros y reuniones fueron tomando forma las principales líneas de trabajo que reflejaran lo que hoy es Barriletes, pero también lo que sus integrantes quieren que sea en el futuro. Poner sobre papel esos sueños no solamente es pensar en espacios y utilidades sino también en sentidos arquitectónicos, en formas de ver y pensar una ciudad y un barrio, en cómo un edificio se armoniza con la vida y el ambiente.

Así fue naciendo un proyecto basado en el concepto de Arquitectura sustentable, y ésto marcó el sentido de nuestra primera pregunta.

Fernando, ¿es posible hablar hoy de la Arquitectura sustentable como una disciplina?

Aparentemente sí, cada vez más. Yo le llamaría “arquitectura adecuada”

Cuando pensás en la arquitectura adecuada… ¿En qué pensás?

Pienso que lo primero que tenés que hacer es estar en concordancia con el cosmos, con el universo, con el sol… tenés que empezar a ver el tema de que el sol sale por un lado, se mete por el otro, que en verano te da más calor, en invierno menos, algo que está totalmente estudiado. Fue lo que hicimos con la casa de Barriletes. Primero vimos la ubicación de cada lugar para aprovechar la mayor cantidad de sol, también tiene que ver con las orientaciones básicamente, trabajar con los árboles, compañeros tan fantástios de los que nos olvidamos dentro de la ciudad. Antes estaban más incorporados en nuestras vidas.

Y Paraná, de acuerdo a tu mirada, ¿tiene características que haya que tener en cuenta para hacer una arquitectura amigable?

Por una lado la arquitectura amigable siempre esta relacionada con la ciudad amigable, tendria que tener una mirada territorial, mas que de la ciudad. Una cosa que marca es el relieve. Las calles tienen como una hondonada constante. Y lo que empiezo a ver hace unos cuatro o cinco años atrás, es cómo hay una especie de competencia entre lo que fue el Gran Manzanero, las concesiones que se hicieron en 1890, que cuadricularon la ciudad y pasaron por arriba de los arroyos como si fuera un mantel, y el arroyo no existiera.

Como hoy se tiene en cuenta la existencia de un árbol para construir una casa, la ciudad debió planificarse teniendo en cuenta los arroyos ¿No?

Nosotros hicimos la semana pasada un encuentro en la Vieja Usina, y surgió el tema de por qué no cambiar las administraciones de las ciudades de toda la provincia. Acá se dividió en cuatro la administración municipal. ¿Qué pasa entonces? Que las unidades tienen diferentes situaciones y problemáticas de cuenca. Entonces, lo que proponemos es poder administrarlas por cuenca, tener administradores de cuenca. Hay una idea que recién se está generando: vimos que las ciudades siempre se arman en forma centralizada. Primero el mercado, la cuestión comercial, hace que todos los que producen armen primero el mercado, luego la ciudad, que después se extiende, etc. La idea es construir lugares sobre los arroyos distribuidos sobre el territorio, con mayor calidad ambiental, y si tuvieran toda la infraestructura necesaria a nivel sanitario, educacional, bibliotecas, todo lo que hoy se concentra sólo en el centro de la ciudad. Quizás en otras ciudades se da esto un poquito mejor, pero estoy hablando de la estructura básica de una ciudad capitalista, que somos todos, lo que se planificó como ciudad desde hace 500 años. Como para comparar por ejemplo: uno es el Central Park, que sería el parque central adonde vamos todos, y otro serían parques lineales, donde si aprovechamos las cuencas que se dan cada tanto, como un peine, vos tenés como eje central el rio Parana y cada tanto se van dando esas cuencas.

Y no seguir tapándolos.

Exactamente. Ahí estamos matando no solamente el agua, el arroyo, sino diversidad de especies, pájaros, flora y fauna, con las que podemos convivir.

¿Y es posible esto?

Yo creo que sí, estoy convencido de que sí es posible. En Córdoba estuvimos trabajando con la Universidad Católica en una Maestría de Arquitectura del Paisaje, y realmente salieron productos muy buenos.

Está bueno este respaldo, porque por ahí la gente escucha a los chicos de la Tribu del Salto y dicen: “Estos son los loquitos ecologistas que están planteando un mundo ideal.”

La gente en Córdoba me decía que Paraná no tiene identidad. La identidad ya la tenemos, fuimos la única ciudad que paró una represa, somos una ciudad ambientalista. Mirá estos pibes del Salto cuando hacen de guardianes del monte, es fantástico. Lo que vamos imaginando precisamente en el Colegio de Arquitectos de nuestra ciudad, es que la vemos en un contexto latinoamericano. Si tenemos que hacer una marca de ciudad, si bien Rosario tendrá una forma porque tiene un millón de habitantes, Medellín con tres será otra, San Pablo otra, nosotros con 300 mil habitantes tenemos que ver el potencial de los recursos naturales que tenemos.

UNA CASA NUESTRA

¿Y tendremos casa para Barriletes?

Sí, creo que se está trabajando muy bien. Veo que hay respuesta de algunas empresas y de la gente.

¿Cómo fue esta experiencia para vos de pensar Barriletes?

Para mí es una gran oportunidad. La situación de sensibilización la traigo capaz de Rosario que trabajé con un grupo que se llamaba Bancapibes, cuando era asistente de arquitectura, tenía 23 o 24 años. Cuando vi esto de ustedes me pareció como una continuidad de todo aquello. Yo a Rubén -Camiolo, responsable de Gestión y Recursos de Barriletes- lo conozco del barrio, de ahí de la cortada Panamá, del club Ciclista. Y surge esto, y me dio la oportunidad de empezar a establecer la idea del anteproyecto, lo que digo siempre es que trato de arquitecturar con la gente. Así es que vine a ver cómo se manejaban, qué hacían y qué necesitaban, todo un proceso de ida y vuelta que se daba cada 15 días o un mes, hasta que se volcó en ese anteproyecto. Acá la arquitectura sustentable pasa también por el hecho de la oportunidad, del tiempo, porque pensábamos usar mucho menos hormigón hasta que apareció la oportunidad de tenerlo en donación. Eso hizo que despues el proyecto en vez de un SUM -Salón de Usos Múltiples- tuviera dos, teníamos más posibilidades tecnológicas de construir, tener más espacios. Nos encontramos también con el tema de que metíamos más cemento pero ¿Cómo devolvíamos el césped que estábamos sacándole al ambiente?

¿Cómo es esto?

La idea es poder hacer techos verdes, primero porque disfrutás el sol. Creo que lo que vamos perdiendo todo el tiempo es eso, porque nos encerramos en todos lados. Eso por un lado, y por otro es recuperar parte de las aguas de lluvia que van desde las terrazas, se aprovechan. Ese es otro problema que tenemos con las cuencas, vivimos impermeabilizando las casas, todo, entonces lo que antes absorbía la tierra ya no lo hace. En este proyecto de Barriletes, el agua se absorbe un poco en el techo verde y lo que sobre va canalizado a un estanque debajo de la propiedad y se reutiliza el agua para los inodoros.

Si bien se consiguió un predio bastante importante en calle Courreges ¿Cómo traducir todo Barriletes que no solo es revista, sino cine, circo, teatro, música… cómo planteaste la idea de algo en movimiento?

La idea era que pudiera tener un grado de transparencia, que se pudiera ver de un lado y de otro, que pudiera a la vez estar separada la parte de la revista, y la parte de la radio, y despues que permitiera pasar por el lugar donde eventualmente pudiera guardarse un utilitario para las actividades fuera de la sede y ese ingreso nos permita acceso directo al SUM que es la parte donde se hacen actividades para más cantidad de personas. Y después se fueron agregando pisos y posibilidades. Me acuerdo que en un principio trabajamos con el tema de la Biblioteca que balconeaba sobre el SUM, después vimos que había actidades que podían ser incompatibles unas y otras y pasaron a otro lado. Despues vimos la posibilidad de contar con más cemento, e hicimos un SUM de 6 metros en la planta baja para las cuestiones circenses o de otra índole, y el de arriba es de techo normal, 3 metros, que es para aprovechar las temperaturas que nos da la tierra a través de un conducto que se entierra y funciona como la serpentina de una chopera.

Es una de las cosas más novedosas me parece. ¿Está probado?

Sí, justamente: en la presentación que hicimos en estas jornadas, con el ingeniero Fernando Raffo, secretario de Medioambiente de la provincia. Bueno, él lo proyectó en su casa, y está construído y funcionando.

Está proyectado el uso de paneles solares ¿Para qué servicios sería?

Bueno, la idea es que puedan abastecer una parte de la casa de acuerdo a la cantidad que sean, siempre y cuando contemos con esa energía. Son energías alternativas que se ponen dentro de un circuito que funciona cuando existe energía, cuando deja de tener esa energía, comienza a tomarla del circuito comun. Y después tenemos otra arquitectura sustentable, que es en la que se aprovecha directamente la energía del sol, que se llama algo asi como de “transmisión pasiva”. Se hace como un cajon negro, o una pared pintada de negro. Le pones una especie de pecera, el sol entra por ahí, la pared va agujereada arriba y abajo, entonces solamente por conducción te toma el aire frío que hay en el ambiente y lo larga caliente. A eso se le suma una tapa con un espejo abajo, que duplica la cantidad de rayos de sol que entran en esa pecera. Es buenísimo cuando hay sol. En verano, cuando no lo usás, lo tapás y listo. Es similar al calefón que va a tener, es una serpentina de caño negro que pasa por un lugar negro también con una pecera y hace el mismo efecto. El sol lo calienta y tiene un motorcito que lo hace circular, y eso se puede usar para calefacción y para el agua, sólo con poner un caño que pase por algunos lugares.

Lo cierto es que hay un desafío, que implica el cambio de mentalidad. Nosotros intentamos hacer una casa sustentable para Barriletes, pero sabiendo que el día que tengamos mucho calor no es que vamos a prender el aire acondicionado e inmediatamente va a aparecer el frío. Esos son los costos, que no lo son en definitiva, porque aportamos al medioambiente. Tenemos que cambiar la cabeza en cuanto a querer todo “ya”.

El tema es poder hacer como una punta de lanza, que debe haber millones, pero para tomar conciencia. La idea con la casa de Barriletes es que sea una casa educativa, y saber que lo que uno hace está repercutiendo en todo el planeta. Por lo pronto tambien el hecho de que sea una casa educativa va a ser un efecto multiplicador. Pensamos que vayan chicos de las escuelas, de las universidades, que la gente que vaya ahí pueda aprender tambien otra manera de vivir.

¿Qué tal si proponemos un viaje por dentro de la casa en forma radial?

Bueno, la fachada de la casa da al este. Entramos hacia el oeste, donde se oculta el sol. El sol lo recorre todo por el norte y cae en el oeste donde está el SUM aterrazado, y te protege del sol del oeste y a veces en el verano del sur, ya que cambia de lugar depende de la estación. Si vas para la izquierda te encontrás con una especie de colchón, una enredadera para bajar el impacto de la luz del sol en el verano. En el frente pensamos en unas chapas que estamos pensando cómo los chicos de los talleres las pueden intervenir y que a la vez eso pueda mutar, que se puedan intercambiar de acuerdo a los momentos, los eventos, las fechas, etc. La idea es que en el bloque de adelante esté la secretaría, la cocina que por lo que vi los reúne bastante, un depósito, y la parte de audio y video, la radio, todo eso arriba. Una sala de reuniones, espacio para la revista, y también la parte de alojamiento.

Eso es muy importante para nosotros porque el sector social tiene ese déficit que es el de querer traer compañeros a una actividad de taller o algo así, y no tener alojamiento se vuelve un obstáculo importante.

Bueno, eso balconea sobre la terraza verde que se encuentra en este bloque, porque la idea es que puedan vivir el sol como decía antes. Después en la parte de atrás hay un patio central con uno o varios árboles de hojas caducas, para que haya protección en verano y en invierno permita la luz solar. Hay un estanque de agua que rodea la caja de escalera y del ascensor, que es el que recibe el agua de los techos.

Un ascensor parece un lujo, pero no lo es.

Exactamente, la idea es que sea un edificio accesible, por ley tiene que serlo, no se me hubiera ocurrido no hacerlo así tampoco.

Y el patio es un pulmón al que tienen acceso todos los espacios.

Sí, al principio la idea era que se pudiera ver desde arriba, tenia otra forma el SUM, nos imaginamos algunas muestras artísticas, pero luego fue mutando y quedaron solo los pasillos de acceso de un lugar a otro.

Queremos que la gente sepa que se ha conseguido una buena donación de cemento y que eso de alguna manera eso determina algunas cosas, además de ampliar posibilidades, y no podemos darnos el lujo de desperdiciar materiales.

También te hace activar la imaginación para ver cómo mitigás lo que te va a hacer el cemento. Lo que no tenés que permitir es que el sol pegue en el cemento, porque es una roca, entonces trabaja distinto a cualquier otro material, genera un calor que no se va hasta las tres de la mañana, es imposible.

Fernando ¿Te estás imaginando el día de la inauguración?

Yo me imagino que vamos a inaugurar la primera etapa, porque con la ansiedad que hay no van a esperar a que se termine todo. Me imagino que puede ser en un tiempo corto. Tengo que agradecer esto eternamente porque es como si fuera un barco buscando el viento. Me siento como en ese lugar, en mi caso es cuando me cambian y me dicen: “Hay chapa” “Uh, bueno hacélo con chapa”. Me parece muy atractivo. Siempre hablamos con Rubén de estrategias, de cuándo es el momento o no de comunicar, estoy atento a esto porque es algo más que hacer arquitectura, es arquitecturar todo el proceso.

El Arq. Rodolfo Livingston, decía en el libro El Método, que un buen arquitecto debe escuchar la demanda del cliente, pero también traducirla, buceando tal vez más que en las palabras, en las necesidades y sentimientos. En este caso, tu manera de traducir significa también ir arriba del barco en el que vamos todos, agarrar los remos y cuando hay que izar las velas, hacerlo. Me parece que la camiseta que te pusiste con el proyecto tiene que ver con la manera que hacemos Barriletes.

Yo les agradezco eternamente, porque como les dije es un barco maravilloso. Me da mucha alegría participar. Por ahí lo ves de afuera y no sabés cómo meterte, porque sos grande, y a la vez es como que has sido también otras personas: yo he tenido períodos en los que me he olvidado absolutamente de la gente, no mal, pero no he tenido la conciencia. Ahora es como que estoy volviendo a los veintipico de años.

_________________________________________________

UN GUIÑO A LA HISTORIA Y LA IDENTIDAD

El proyecto elaborado por Fernando De la Rosa para Barriletes, presenta en la parte superior, unas canaletas pintadas de vivos rojos en recuerdo y compromiso con el legado artiguista, como rescate de una figura que pensaba en un territorio unido y hermanado.

Ya en la despedida de la entrevista, Fernando sintetizó este simbolismo diciendo “me parece que estaría bueno aprovechar este año en que se empieza a revalorar quiénes somos como identidad, me parece que rescatar la figura de Artigas va a ser bastante importante, porque vamos a sentir otra ola, que por un lado me parece que era la nuestra. Creemos que ésta es la banda oriental del Paraná, aunque a nivel histórico ha triunfado la del otro lado. A pesar que el himno dice “… las provincias unidas del sud…” y nosotros éramos, con Artigas, la Liga de los pueblos libres.”